QUINTANA ROO

FÉLIX SEGUIRÁ MANDANDO EN EL TJSE ?

Chetumal, Q. Roo, 09 agosto, poder&crítica.-  En medio de una serie de especulaciones y una lluvia de escándalos, que incluyen la próxima denuncia penal e inhabilitación de una jueza, el Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE) “eligió” este martes por unanimidad a su nuevo presidente, en sustitución de Fidel Gabriel Villanueva Rivero, uno de los más cuestionados en la historia del Poder Judicial en Quintana Roo.

Tras las especulaciones del proceso, por tratarse de un funcionario que acompañará durante los próximos 5 años al gobernador Carlos Joaquín González, el voto de los 12 magistrados fue para el chetumaleño José Antonio León Ruiz, a quien la mayoría de los litigantes y clase política local identifica plenamente con el ex gobernador Félix González y la ex presidenta del TSJE.

En efecto, León Ruiz, quien ofreció mejorar la impartición de justicia, redoblar esfuerzos y no traicionar la confianza de sus homólogos, se desempeñó como brazo derecho de Lizbeth Loy Song Encalada, en tanto se asegura que, al igual que Fidel Villanueva, estuvo involucrado activamente en la campaña del priísta Mauricio Góngora Escalante a la gubernatura.

Poco acostumbrados a la cobertura de las actividades del Tribunal, hasta antes de que Fidel Villanueva fuera impulsado para su nombramiento como presidente por su primo Félix González, los medios informativos, sobre todo en redes sociales, dieron amplia difusión a las elecciones internas, aunque, en uno u otro caso, el “ganador” sería cuestionado, tal y como, ocurrió.

También, como era de esperarse, las especulaciones estuvieron a la orden del día, sobre todo respecto a supuestas “negociaciones”, que nadie niega o afirma, pero que a nadie consta, así como tampoco que el reciente secuestro del ex alcalde de Othón P. Blanco, Diego Rojas Zapata, estuviera vinculado con el magistrado Gustavo Adolfo del Rosal Rivera, su yerno.

Este funcionario era otro de los candidatos, chetumaleño cercano a los vilipendiados cozumeleños Félix y Borge, según los periodistas Hugo Martoccia y Luciano Núñez. Perfil, “altamente técnico más que político”, que creó un muro alrededor suyo y confrontó fuertemente a Fidel Villanueva por cuestiones administrativas, lo que lo acercó a grupos de Carlos Joaquín.

No obstante, tendría en su contra algunos fallos en asuntos da gente muy cercana al mandatario, inclusive a sabiendas, y de que el propio Carlos Joaquín estaría plenamente enterado.

Con todo, quien tenía más pronósticos en contra era la magistrada Verónica Gloria Acacio Trujillo, quien, avecindada en Cancún desde hace dos décadas, donde se desempeñaba como polémica litigante, fue funcionaria de la Procuraduría de Justicia en el sexenio de Joaquín Hendricks, lo que la haría favorita por su eventual coordinación con el Fiscal Miguel Ángel Pech.

En teoría, tendría en su contra la vinculación profesional con las causas de la escritora Lydia Cacho, dados los graves señalamientos de ésta contra el hermano del gobernador, Pedro Joaquín Coldwell. Además de haber roto relaciones vitales con Carlos Joaquín.

Por razones obvias, otro de los descalificados era Mario Alberto Aguilar Laguardia, quien, pese a su trayectoria, destreza jurídica y capacidad política para navegar en aguas turbulentas, tenía en contra a su familia y esposa, “actores” del “gobierno” anterior, sobre todo su hermano Raúl Aguilar, ex administrador de la Secretaría Estatal de Salud, quien, incluso, se habría amparado para evitar una posible aprehensión.

Asimismo, la ex esposa del magistrado, Lilián Villanueva Chan, quien fungiera como subsecretaria de Educación durante la administración de Borge, estaría siendo auditada por el gobierno de Carlos Joaquín.

Sin embargo, otro de los candidatos severamente cuestionados, pero que no por ello descartado, fue el magistrado Carlos Alejandro Lima Carbajal, ex director del Registro Público de la Propiedad, último reducto del paquete de “impunidad” de Borge, cuya destitución, dígase lo que se diga, continúa en manos del Congreso del Estado.

Las especulaciones sobre el resultado fueron múltiples, una de ellas en el sentido de que se habría conformado el “frente Zona Norte”, con tres votos: Carlos Lima, Adriana Cárdenas Aguilar y Mariana Dávila Goerner, a los que se habrían sumado García Escamilla y Felipe de Jesús Solís Magaña.

Tras varias especulaciones habrían quedado fuera los tres magistrados de reciente ingreso: Dulce María Balam Tuz, Verónica Gloria Acacio y Luis Gabino Medina Burgos, éste último con mayores posibilidades, aunque desde el gobierno supuestamente habría quedado clara la posición de Carlos Joaquín, en el sentido de mantener “sana distancia” entre Poderes.

Sin embargo, diversos medios refirieron que, mientras la población, clase política incluida, estaba más pendiente de los pormenores de la tormenta tropical que sólo terminó en intermitentes lloviznas para Chetumal, Carlos Joaquín se habría reunido con los principales actores de la sucesión del TSJE, incluido Fidel Villanueva, y dado “línea” para la elección de León Ruiz.

Aunque menos creíble, otra versión asegura que aunque Félix González dijo que no metería las manos, en la práctica se dio todo lo contrario con una supuesta reunión en la Ciudad de México, donde habría coincidido con Fidel Villanueva, León Ruiz y Mario Aguilar.

Los magistrados habrían abordado un avión en Chetumal a las 7 horas rumbo a la metrópoli, donde los esperaba un propio del ex mandatario para trasladarlos a un hotel del centro, donde el aún senador “convenció” a Mario Aguilar a votar por León Ruiz, quien, por cierto, también fue gente de confianza del hoy subsecretario de Gobierno, Joaquín González Castro, cuando éste fungía como presidente del TSJE.

Tras lo que se calificó como “cónclave”, los magistrados habrían retornado a Quintana Roo junto con Félix González, pero Fidel Villanueva se habría quedado en el Hipódromo “De Las Américas”, en la Av. Industria Militar s/n Col. Lomas Sotelo, Del. Miguel Hidalgo.

Cabe señalar que otro de los miembros del Tribunal es Juan García Escamilla, procurador Fiscal de la Secretaria de Hacienda con Borge, donde se iniciaría como persona cercana a esa administración, pero migró a juzgador independiente con perfil altamente técnico. En algún momento fue electo para supervisar a Fidel Villanueva, lo que le generó enemistad con éste.

Calificado como “Apasionado del Derecho”, sin embargo, el magistrado Luis Gabino Medina Burgos figuró para algunos como ad-hoc para el relevo, sobre todo por su experiencia en el servicio público en Yucatán, como asesor jurídico, encuestador, secretario investigador, capacitador electoral, técnico del INE, asistente de organización electoral, coordinador de Distrito, docente en Derecho Procesal Civil y en Licenciatura de Derecho.

De nada sirvió, así como tampoco sus múltiples cargos en Quintana Roo.

Como cabeza visible de Félix en el Poder Judicial, Fidel Villanueva es magistrado numerario desde 2009, avalado por la XII Legislatura, que presidía el tío del mandatario, el ex diputado Luis González Flores, aunque a los pocos meses de asumir Borge, obtuvo la presidencia del Tribunal en 2011 y se reeligió magistrado en 2015, cuando, entre las reformas constitucionales que aprobó en junio por la XIV Legislatura, se facultó  de prebendas excesivas al TSJE y su presidente.

León Ruiz, por su lado, fue designado magistrado en 2010 y se le reeligió en 2015 para un segundo periodo que concluirá en 2021. Fungió como secretario particular de Lizbeth Loy Song durante todo el sexenio de Félix.

Por su parte, Borge supeditó el Poder Judicial al Ejecutivo, al grado tal que en junio de 2016, la XIV Legislatura, que encabezaba Pedro Flota Alcocer, aprobó designar a Carlos Lima y Felipe de Jesús Solís magistrados numerarios del Tribunal durante el Tercer Periodo Extraordinario de Sesiones, que el Congreso celebró a puerta cerrada en hotel de lujo de Cancún.

Un año antes, en 2015 se designó a Mariana Dávila y Adriana Cárdenas magistradas numerarias hasta el 2021, mientras que en 2013 García Escamilla -ahora involucrado en el caso VIP Saesa- y Gustavo Adolfo del Rosal Ricalde, lo fueron por la XIII Legislatura, también de mayoría priísta.

Por su lado Mario Aguilar fue nombrado magistrado numerario en 2011 para ocupar la vacante que dejó Gaspar Armando García Torres para convertirse éste en el primer Procurador General de Justicia de Borge. Antes, aquél se había desempeñado como consejero electoral del Instituto Electoral de Quintana Roo (IEQROO)

En torno al tema de la inminente denuncia y solicitud de inhabilitación de una jueza, es por haber negado la existencia de una orden de aprehensión en un informe justificado solicitado por un Juzgado de Distrito ante el cual un ex funcionario gestionó un Amparo, cuando que dicha orden SÍ existía, pero aquélla lo habría ocultado dolosamente por instrucciones “desde arriba”.

(FUENTE: PEDRO CANCHE NOTICIAS)

 

 



EDICIÓN IMPRESA

TABASCO

Poder & Crítica

QUINTANA ROO

Poder & Crítica

YUCATAN

Poder & Crítica

Mas vistas de la semana

FreeCurrencyRates.com
ARRIBA